Fotocol

Momentos inolvidables: Photocall personalizado para cada ocasión

Es sin duda uno de los momentos más divertidos y esperados de la fiesta: el Photocall. Se trata de un fondo totalmente personalizado para el evento donde los protagonistas de la noche se divertirán haciéndose múltiples fotos sin parar.

De un tiempo a esta parte es sin duda la atracción estrella en distintas celebraciones. Son divertidos y aptos para toda la familia, da igual lo que queramos celebrar, hay un fotocol especial para inmortalizar la ocasión.

Gracias a los fondos personalizados, todos los invitados podrán participar y conseguir una instantánea divertida, romántica o alocada.

Cuando se acerca una fecha especial y se desea conseguir la celebración que le corresponde, evidentemente, se espera que ese día quede para el recuerdo y que las risas se encuentren aseguradas. Bien, pues el afamado photocall garantiza ambas cosas. Con su presencia, se obtienen instantáneas divertidas y originales que, en el día de mañana, harán recordar lo bien que se pasó en dicho evento.



Y es que este elemento se encuentra de moda. Ya no son solo las celebrities quienes emplean el fotocol para inmortalizar momentos especiales en celebraciones o eventos, sino que se ha convertido en algo de lo más habitual a la hora de celebrar un cumpleaños o una boda, por ejemplo, también para el resto de los mortales.



Se vive de lleno en una era tecnológica en la cual las fotografías toman cada vez un papel más importante. Además de la tradicional función de constituir una ventana al pasado y de mantener vivos algunos recuerdos, las fotos son escaparate en redes sociales y, para muchos, una forma de expresarse y mostrar sus emociones a través de ellas. 


Cada vez se busca más la perfección en todos los sentidos y más en este aspecto. Se desean obtener instantáneas originales y significativas, que digan algo. Mucho dista de la típica fotografía familiar de poses rectas y sonrisa forzada. Hoy día se usa más la imaginación y al fotógrafo que todo el mundo lleva dentro.



Por eso, el photocall dará mucho juego a cualquier evento. Además, se puede totalmente personalizar para ajustarlo a cualquier ocasión. Se le pueden añadir mensajes y, normalmente, incluye elementos que harán aún más divertido el momento, como los locos bigotes, los peculiares sombreros, los monóculos o las llamativas gafas. Las risas se hallan así aseguradas. Nada de sonrisas forzadas: las fotos serán especiales y se cargarán de emociones.

Al principio, nadie sabía lo que significaba esa palabra desconocida que todos pronunciaban fotocol​. Así, tal cual, como sonaba; pero, poco a poco, aprendieron a escribirla;, después la fueron viendo como algo normal; y, hoy en día, no se concibe un evento donde no haya uno. Sí, se trata del photocall.



El photocall, esa pared móvil de diferentes tamaños que da información acerca de un evento determinado y tantas veces se ha usado en las grandes citas de los famosos. Antes solo se veía en las entradas de las discotecas o los eventos relacionados con el mundo de la moda, del cine o del espectáculo, en general.



El photocall era la herramienta perfecta para hacer publicidad de los grandes patrocinadores de esas marcas y esos eventos. Para eso fueron creados, para usar con posterioridad las fotos de esos famosos en un marketing visual.



Antiguamente, resultaba un elemento bastante caro y solo al alcance de quienes, realmente, le iban a sacar un rendimiento publicitario; pero, con el paso del tiempo, esto ha ido cambiando hacia un uso más extendido y una gran competitividad y facilidad a la hora de conseguir un photocall propio y personalizado.



Que levante la mano quien no haya sido invitado a una boda, un cumpleaños, una despedida de soltera, una jubilación, una comunión... y, al ir al local, no se haya topado con un photocall. Están a la orden del día, no se concibe un evento sin ellos y ya son unos elementos indispensables en cada fiesta.

Un photocall boda, un photocall cumpleaños, un photocall despedida de soltera y para lo que se quiera. La imaginación no tiene límites y en cualquier evento, por pequeño que sea, puede encontrarse uno.

¿Por qué iban a querer un photocall?

- Primero: porque, hoy en día, es económico y está al alcance de todos los bolsillos.



- Segundo: porque es algo que quedará muy bonito, puede personalizarse de la forma que se prefiera y hace de cualquier evento algo más distinguido cuando los invitados lo encuentran en la misma entrada.



- Tercero: porque un photocall da glamour a una fiesta, desde el mismo inicio; los seres humanos son así, les gusta presumir; y qué mejor forma de hacerlo que la de simular a esos famosos que ven caminar sobre la alfombra roja hasta detenerse delante del photocall para ser bombardeados con los flashes de las cámaras.



Sí, es así, a todos también les encanta inmortalizar en imágenes su llegada a una boda, por ejemplo, vestidos con sus mejores galas, posando como si lo hicieran ante los medios. Sí, para qué negarlo, gusta. Y mucho.



Es un hecho y cualquier pareja que esté planeando su boda seguro que ya lo ha incluido en el presupuesto del convite. Es un día muy importante en sus vidas y a todos les gusta tener los mejores recuerdos de ese acontecimiento. La mejor forma de conseguirlos es con miles y miles de fotografías con sus seres queridos.



También hay quienes guardan el photocall para después, cuando la fiesta está en su punto más álgido y la desinhibición muestra la cara más divertida de los invitados. Guardar esos momentos de diversión y alegría en un álbum de fotos es una excelente manera de recordar un gran día.



De la forma que se prefiera, dentro del local, a la entrada... Hoy nadie pasa por alto que un photocall personalizado da a cualquier evento, por pequeño que sea, un punto más de glamour, diversión y cercanía, que hará que los recuerdos queden inmortalizados en esa gran cantidad de fotografías que fácilmente pueden hacerse.

El photocall en un boda

El momento del photocall puede suponer una herramienta muy útil para entretener a los invitados, mientras los novios están realizándose las fotografías después de la boda, antes de que lleguen al convite y luego durante el baile, ya acompañados por los novios.

Las fotografías resultantes son las preferidas para la mayoría de los asistentes, dejando a un lado las fotografías formales que marca el protocolo, una vez comienza el photocall de la boda, los asistentes pueden ser más naturales, espontáneos y bromistas.

Sin duda, se trata de unas fotografías que reflejan fielmente el cariño de los familiares y amigos y el momento tan feliz y alegre que están viviendo. Fotos con los novios, los grupos de amigos, las distintas generaciones... un recuerdo inolvidable en el que todos querrán participar.

Los disfraces como pelucas, gafas estrambóticas, gorros... los complementos son la guinda del pastel. Dar rienda suelta a nuestra imaginación y conseguir la foto más llamativa de la noche será un continuo desafío.

Los novios se llevarán un maravilloso recuerdo en el que participarán todos los invitados que, con su presencia y cariño, harán de la celebración de la boda uno de los días más importantes de su vida.

En las bodas se ha convertido en algo fundamental. Asimismo, existen numerosos diseños predefinidos para este tipo de eventos en concreto. Aunque, claro está, el toque final siempre lo debe poner el propio cliente. El photocall ha de ser tan personal como este desee. Él puede decidir tanto los colores como las formas, la temática, los elementos para añadir y los posibles mensajes. 

Entre los que se pueden añadir, obviamente, existen infinidad de opciones: los nombres de los novios, una fecha señalada, una frase romántica o tal vez divertida, etc., ya sea en español o en inglés.



Las posibilidades resultan infinitas y el resultado en las fotografías torna excelente ya que son naturales y espontáneas. Los posados, si los hay, serán igualmente chistosos y, cuando menos, ocurrentes. Se puede continuar disfrutando de la celebración sin que hacer una foto suponga una interrupción, lo que asegura la diversión de los invitados y también de los recién casados.

El día de la boda es tan importante que no se puede dejar ningún detalle al azar: todo debe estar cuidado con mimo y atención máxima. Y un detalle que a veces se pasa por alto es el llamado photocall o fotocol, el lugar donde los asistentes a la boda se hacen fotos de una forma ordenada y coordinada. Suelen ser pequeños sets o escenarios en los que, arropados por una decoración concreta, a veces complementada con textos o con objetos, los invitados posan para las fotos al llegar, o durante el transcurso de la fiesta.



Las fotos las puede hacer el equipo de fotógrafos que cubra la boda, o también los propios invitados con sus cámaras o teléfonos. En ambos casos, la elección del photocall es muy relevante. Para muchos invitados, será el lugar donde se tomen las fotografías más recordadas de la cita. Además, es muy probable que esas fotos que toman los invitados acaben rápidamente en las redes sociales, con lo que se convertirán en la imagen pública más inmediata de la ceremonia, su proyección mediática y su escaparate más visible.



Por último, la costumbre de tomarse fotos en un photocall boda se ha arraigado ya como uno de los momentos más tradicionales de este tipo de eventos, con lo que es necesario vigilar que todo está perfectamente organizado.

En el cumpleaños también: photocall para todos

El photocall de cumpleaños es una de las atracciones para grandes y pequeños que más divertirán a todos los invitados.

En las fiestas infantiles, sobre todo si son temáticas, ayudarán a ambientar y completar la decoración.

Una gran idea para fiestas de disfraces es personalizar el photocall para que los invitados puedan hacerse fotografías sobre el fondo personalizado: una selva, Egipto, un castillo encantado...

Para niños y adultos, el photocall conseguirá distinguir tu fiesta de todas las demás, darle un toque único y personal, que hará las delicias de todos los invitados.

También en los cumpleaños el photocall desempeña un papel primordial actualmente. El ambiente festivo se encuentra asegurado si se incluye y se deja que los invitados pasen uno por uno por él. Esto dará un toque de fantasía y de originalidad, sin lugar a dudas.

No importa si el cumpleaños se corresponde con una fiesta infantil o si, por el contrario, el anfitrión cuenta ya con unos cuantos añitos. Tanto niños como mayores se lo pasarán en grande posando junto a familiares y amigos ante la cámara y mostrando su faceta más cómica. 

En este caso, como resulta evidente, también se podrán decidir tanto la temática del fotocol como los colores o el diseño. Para estas ocasiones existen diseños predefinidos. De igual manera, se le podrán añadir igualmente mensajes si así se desea.

Con el photocall la diversión se halla asegurada. De este modo, se recordará el evento en cuestión con la misma sonrisa que se vivió en su momento.

El photocall: diseño perfecto para cada ocasión

No lo dudes y consulta cualquier duda para personalizar tu photocall, Los diseños son diferentes y únicos para cada ocasión. Puedes incluir el nombre de los protagonistas o el cumpleañero, sus dibujos o personajes favoritos, una bonita estampa o un paisaje único que le traiga buenos recuerdos.

Convierte en protagonistas a todos los invitados y consigue recuerdos que nunca olvidarás gracias a las fotos que tendréis de recuerdo. Todos pueden participar y formar parte de la diversión.

Los photocall no son solamente un detalle más. Se trata de un elemento decorativo que invita a participar, a unirse, a compartir, que permite que el intercambio generacional llegue más allá de compartir mesa. Que los mayores y los pequeños, los amigos o la familia sean creativos, divertidos y espontáneos. Que todos ellos dejen un recuerdo inolvidable con la mejor de las sonrisas.

Hacer de la celebración un momento único y especial , demostrar a los invitados lo que importan y cuidar hasta el último detalle para que disfruten de tu fiesta tanto como los anfitriones son los objetivos que se persiguen cuando se decide colocar un photocall. Personalizar cada detalle, cada momento para que sea único y ¡que de comienzo la fiesta!

Una forma de contar con un photocall que se ajuste a las necesidades de un día tan especial es personalizarlo. Es decir, adaptarlo al tipo de boda que se va a celebrar, al carácter de los novios, a las características de las familias o la forma de ser de los amigos.

La personalización de photocalls es una tendencia al alza y una forma original y divertida de darle un toque de distinción y también de originalidad al matrimonio. Y hay muchas formas de personalizarlo para sorprender a los invitados, animarlos a participar de la fiesta con sus fotos y, por qué no, a compartirlas en las redes sociales tras el paso por ese escenario temático que es el photocall. Algunas tendencias son estas:

Retro: es muy frecuente que el photocall adopte una estética ‘vintage’ o ‘retro’. Imágenes de época, barbas, pelucas… Lo necesario para darle a las fotos un divertido estilo de otro tiempo.

Romántico: una estética que siempre está en auge es la romántica. Imágenes, textos y atrezo que conviertan las fotos de los invitados en un arrebato de romanticismo.



Histórico: tematizar el photocall en una época histórica concreta es una tendencia muy habitual. Es frecuente situarlo en la Edad Media, por su mezcla de estética romántica y aguerrida, pero también se sitúan en momentos como la Antigüedad clásica o la Belle Epoque.



Series de televisión o cine: Las películas y las series de televisión son motivos muy habituales en la personalización de eventos como las bodas. Y ahí ya entran los gustos de los novios y sus preferencias. Por ejemplo, la película Dirty dancing es fuente de motivos para la personalización, pero también otras como La Guerra de las Galaxias o Harry Potter. Y en cuestión de series televisivas, los títulos como Juego de tronos se llevan la palma.



Aficiones: Si los novios tienen alguna afición concreta, es habitual que se personalice la boda, y con ella el photocall, de acuerdo con esos intereses. Por ejemplo, si son moteros, la estética motera estará presente. Y si son seguidores de un equipo de fútbol, los colores y símbolos de su equipo del alma dominarán la escena.



Como se puede ver, la elección del photocall no es trivial. Puede conseguir que la boda tenga un plus de diversión y que la imagen que proyecte sea más sofisticada y original. 

¿Puede que te interesen estos artículos?
Photocall Velcro
Photocall Velcro
205,99 €
Photocall Extensible
Photocall Extensible
195,92 €
Fotocol Tube Curvo
Fotocol Tube Curvo
411,11 €
Photocall Extensible Premium
Photocall Extensible Premium
213,26 €

PUBLICACIONES RECIENTES

¿Quieres estar informado?
Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Suscripción realizada correctamente.

Ha habido un error al intentar suscribirte.
Por favor intentalo de nuevo.